24 horas después de que el Gobierno español anunciase la cuarentena de los pasajeros llegados desde el extranjero, la Comisión Europea presentaba una hoja de ruta para impulsar el turismo y salvar la temporada de verano.

Los viajeros que lleguen a España desde el extranjero, incluidos los procedentes de la UE o del espacio Schengen, deberán guardar una cuarentena de 14 días, según una orden del Ministerio de Sanidad publicada en el Boletín Oficial del Estado. Orden SND/403/2020, de 11 mayo. La medida se aplicará desde el viernes, 15 de mayo, y estará vigente durante el estado de alarma, y sus posibles prórrogas. El objetivo es claro, que “el esfuerzo enorme de estas nueve semanas no se malogre por un caso importado”. Hasta ahora, esta medida solo se había aplicado a las autorizaciones excepcionales otorgadas para los españoles y residentes en España repatriados de Italia. Ahora se hará con todos los viajeros, salvo algunas excepciones: los trabajadores transfronterizos, los transportistas y las tripulaciones, así como los profesionales sanitarios que se dirijan a ejercer su actividad laboral, siempre que no hayan estado en contacto con personas diagnosticadas de coronavirus.

A su llegada a España, los viajeros estarán obligados a guardar cuarentena durante 14 días en su domicilio o alojamiento y deberán limitar sus desplazamientos a la adquisición de alimentos, productos farmacéuticos y de primera necesidad; la asistencia a centros, servicios y establecimientos sanitarios; y a los que obedezcan a causas de fuerza mayor.

Todos los desplazamientos se realizarán obligatoriamente con mascarilla y deberán observar las medidas de higiene y prevención de la transmisión de la enfermedad provocada por el coronarivus, especialmente en lo que se refiere a contacto con quienes convivan.

Las autoridades sanitarias podrán contactar con las personas en cuarentena para realizar su seguimiento, pero si tienen síntomas como fiebre, tos, dificultad respiratoria, malestar general u otros de caso sospechoso de COVID-19 deberán llamar a los servicios sanitarios e indicar que se encuentran en cuarentena por proceder del extranjero.

Las agencias de viaje, los tours operadores y las compañías de transporte deberán informar a los viajeros de estas medidas al inicio del proceso de venta de los billetes con destino en el territorio español.

En el caso de aeronaves las compañías deberán facilitar un formulario de salud pública de localización (Passanger Location Card), para ser entregado a su llegada a España.

Todo esto, sin olvidar que España cierra sus fronteras a ciudadanos extracomunitarios hasta el 15 de junio tal y como se establece en la Orden INT/409/2020, de 14 de mayo, (B.O.E. de 15 de mayo de 2020)

Paradojas

Existe un amplio abanico de contradicciones de las que hemos elegido solo dos. Con esta medida las Baleares o Canarias, la Costa del Sol, la Costa Breva y demás destinos punteros del turismo internacional, no podrán recibir viajeros por ejemplo de Alemania, donde la tasa de mortalidad ha sido muy baja (según cifras oficiales, de 80 víctimas por cada millón de habitantes), pero sí de Madrid y de Barcelona, donde los índices son superiores a las 600 víctimas por millón.

Además, la norma también se aplica a las personas que llegan en pateras, eso sí sin prever lugares alternativos para pasar estos 14 días, a pesar de ser una situación que, lamentablemente, no es nueva.

Duración

La cuarentena descrita se mantendrá desde el 15 de mayo hasta el 1 de julio. El Gobierno a última hora, ha decidido desvincular las restricciones del estado de alarma y marcar un termino fijo , según ha anunciado el Palacio de la Moncloa el pasado lunes, tras la reunión de una comisión interministerial para reactivar el sector turístico.

Europa apuesta por salvar el verano. “Europe needs a rest”

Cada país impone sus reglas a la hora de viajar. A pesar de que Bruselas pretendía una respuesta única y común de todos los países, la mayoría ha optado por tomar sus decisiones propias de entrada para los viajeros internacionales; y en el caso de España estas medidas han levantado ampollas.

La Comisión Europea, en su Guía para la reanudación progresiva de los servicios turísticos y protocolos para alojamientos, indica que “hasta que la vacuna esté disponible, se debe encontrar un equilibrio entre las necesidades y beneficios de los viajes y los riesgos de un repunte de los casos que requiera la reintroducción de medidas de confinamiento”.

La decisión de España, potencia turística mundial (más del 12 % a su PIB), ha sorprendido a Bruselas, que no recomienda el aislamiento generalizado entre viajeros del espacio Schengen y apela a la «progresividad y flexibilidad» para ir restableciendo una cierta normalidad.

Para turistas y viajeros

La Comisión Europea propone el levantamiento gradual de las restricciones y la reapertura de las empresas, para que los ciudadanos europeos puedan beneficiarse de unas vacaciones seguras tras meses de encierro, siempre respetando las reglas de salud exigidas. Con esta intención, ha lanzado un paquete de medidas llamado Turismo y Transporte que incluye una estrategia general de recuperación, un enfoque común para restaurar la libre circulación, apoyo al transporte, garantías de seguridad sanitaria y una serie de criterios que los países miembros deben cumplir para retomar las actividades turísticas con seguridad.

Fases de desescalada europea

El plan se iniciaría levantando las restricciones y controles entre las regiones y Estados miembro con situaciones epidemiológicas similares y en una segunda fase, se levantarían todas las limitaciones relacionadas con el coronavirus, manteniendo siempre las medidas de salud necesarias. En todo caso, el paso de la fase 0, en la que nos encontramos, a las siguientes debe hacerse de manera flexible y retroceder si la situación epidemiológica empeora.

Criterios para abrir fronteras

Bruselas invita a levantar las restricciones en base a tres criterios:

• Epidemiológico, dando prioridad a las áreas y Estados miembros donde la situación "está mejorando". Según el mapa regional en el que trabaja el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades.

• La capacidad de poner en marcha medidas de contención (distanciamiento físico, higiene...) durante todo el viaje, incluidos los puntos fronterizos.

• Consideraciones económicas y sociales. Tendrán prioridad los movimientos transfronterizos en áreas clave de "actividad sanitaria, social y económica".

En cualquier caso, si se levantan las restricciones entre dos regiones debe extenderse el tratamiento a todos los países de Europa en los que la situación sanitaria sea comparable.

El transporte, una cuestión preferente

En la guía, la Comisión Europea se refiere a la importancia de que todos los servicios de transporte reanuden su actividad progresivamente, siempre y cuando se apliquen medidas efectivas para proteger la salud de los trabajadores y clientes.

En este sentido, los medios de transporte colectivos (aviones, barcos, autobuses o trenes) tendrán limitaciones de pasajeros para que se cumplan las normas de distanciamiento, aunque la UE aún no ha establecido cuáles serán. Además, se aconseja poner barreras entre el conductor y los pasajeros, y que los aviones suspendan el servicio de comida durante el vuelo o la venta de artículos. Por otra parte, se invita a implantar sistemas de ventilación adecuados, disponer de un protocolo a seguir en el caso de que se detecte síntomas compatibles con el Covid-19 en algún pasajero, limitar el equipaje en cabina, asignar adecuadamente asientos en función de las limitaciones técnicas y priorizar documentos y medios de pago electrónicos. Bruselas sugiere a los viajeros la posibilidad de comprar los billetes online y de hacer el check in también vía web. Además, de portar geles desinfectantes.

Pasajeros, tripulación, personal aeroportuario... todos con mascarilla.

Rastreo de movimientos

La Comisión Europea ha acordado, junto con los Estados miembros, el uso de aplicaciones móviles para seguir los movimientos y contactos de las personas afectadas por el virus con objeto de alertar a posibles contagiados. No obstante, el uso de estas aplicaciones deberá ser voluntario, transparente y temporal. Solo las autoridades sanitarias tendrán acceso a estos datos y solo se podrán usar en lo referente a la pandemia actual.

Para empresas turísticas

La Comisión quiere apoyar al sector turístico:

1. Garantizando la liquidez de las empresas, en particular de las pymes a través de:

• Sistemas, como el de garantía de bonos que no resten liquidez a las empresas del sector travel. Bruselas propone que los cupones se protejan “contra las insolvencias” y que se reembolse la cantidad si, al cabo de un año, no se han usado. La comunicación también aboga por que se doten de flexibilidad en cuanto a los servicios por los que pueden ser canjeados y que sean transferibles.

• Programas como Response Instrument Initiative, que gestiona de forma compartida con los estados.

• Aportaciones como la de 8.000 millones de euros para 100.000 pequeñas empresas afectadas por la crisis, a través del Fondo Europeo de Inversiones.

2. Salvando empleos con 100.000 millones de euros de ayuda financiera a través del programa SURE

3. Conectando a los ciudadanos con la oferta turística local mediante:

• cupones de patrocinio para que los viajeros puedan apoyar a sus hoteles o restaurantes favoritos.

• la promoción de campañas de comunicación paneuropeas que presenten a Europa como destino turístico number one.

Si el parón de estos meses ha supuesto un misil en la línea de flotación del turismo la desescalada no estará exenta de nuevas incertidumbres. Esperemos, o mejor dicho soñemos, en que todo quede como un vago recuerdo al olor de alcohol y lejía.

Deje un comentario