La transformación digital es una oportunidad de reinvención para las empresas.

Este último año las pequeñas y medianas empresas están siendo uno de los sectores más perjudicados a causa de las restricciones por la pandemia y, en muchos casos, sólo aquellas que han sabido digitalizarse han podido minimizar el impacto económico.

Desde IEBS Business School explican cómo digitalizar una empresa en diez pasos.

  1. Evalúa el contexto y situación de tu empresa: Antes de empezar a poner en marcha la transformación digital de una pyme es fundamental hacer una evaluación del contexto y situación de la empresa y de la industria en la que opera. Un buen punto de partida es detectar oportunidades, analizar la competencia y la ventaja competitiva que se desee alcanzar. Esto implica identificar los factores que impactan en los objetivos, mercado y clientes.
  2. Conoce a tu audiencia digital: Es imprescindible conocer todo lo posible a nuestro público antes de decidir qué acciones llevaremos a cabo. Para ello, es crucial que entiendas cuáles son las motivaciones que mueven a los clientes a adquirir tu producto o servicio.. Para ello trata de construir un mapa de empatía y entender qué pasa por la mente de tu público objetivo a la hora de conjugar una compra, a través de qué canales la realiza y cuáles son las principales objeciones que presentan..
  3. Detectar los canales más adecuados: En este punto deberemos detectar los medios y canales por los que haremos llegar a la audiencia nuestra propuesta de valor. No todos los canales nos interesan, sólo aquellos que nos sirvan para llegar al público tendrán sentido en nuestra estrategia digital.
  4. Diseña una estrategia de marketing digital: En este plan de marketing deberás planificar los pasos que necesitas realizar para llegar a los objetivos definidos. Conlleva aspectos desde la creación y difusión de contenidos a través de páginas web y redes sociales, gestión del blog, campañas de correo electrónico, etc. Cuanto más definidas y calendarizadas estén las acciones mejor será el resultado.
  5. Implementar un CRM: Disponer de un CRM permite a las pymes obtener y almacenar toda la información en una misma plataforma. Centraliza toda la información de los clientes en una misma base de datos posibilitando la segmentación de clientes y facilitando una mayor personalización de las acciones. Además, permiten tener acceso a estadísticas y resultados de las campañas. Conocer mejor a tu público te permitirá crear acciones de marketing más personalizadas para tu audiencia.
  6. Experiencia Mobile: En los últimos años la adopción de smartphones ha dado un vuelco espectacular. De hecho, según datos de IAB Spain, casi el 70% del tiempo que navegamos por internet lo hacemos desde dispositivos móviles. Por eso, la experiencia del usuario tiene que diseñarse especialmente para móvil y luego adaptarlo a ordenador, ya que si un usuario llega a una web a través del móvil y esta no se visualiza bien lo más probable es que abandone la página.
  7. Integración de nuevas herramientas: La transformación digital de una empresa se basa en la integración de las nuevas tecnologías en todas las áreas para cambiar su forma de funcionar. El objetivo es optimizar los procesos y ofrecer un valor añadido a los consumidores, además de mejorar la productividad. Esto engloba desde herramientas gestoras de proyectos hasta de gestión de contenido, ERP, suites de ofimática en la nube, gestores de conocimiento, etc.
  8. Automatización de tareas: De la mano del punto anterior, las herramientas de automatización de procesos se han convertido en las mejores aliadas de las empresas, ya que facilitan el desempeño profesional y el rendimiento laboral. Gracias a estas plataformas podemos focalizarnos en las tareas realmente importantes apoyándonos en la inteligencia artificial.
  9. Incorporación de nuevas profesiones digitales: Nuevos tiempos requieren de nuevos especialistas. Este nuevo escenario en el entorno digital ha despertado la necesidad de incorporar áreas y profesionales que puedan impulsar ciertos aspectos. Por ejemplo, un analista de datos, un experto en ciberseguridad, un profesional del marketing digital o de comercio electrónico, un desarrollador, etc. Si bien es cierto que todo dependerá del tipo de empresa y del sector.
  10. Formación continua de empleados: Por último, como empresa es necesario enriquecer las capacidades y aptitudes de los trabajadores de forma que estén actualizados y sigan siendo competentes. Gracias a una formación continua, especialmente en skills digitales, serán capaces de generar un mayor desarrollo profesional, optimizar la gestión de tareas y, en consecuencia, mejorar su productividad.

Fuente: cepymenews.com

 

 

Deje un comentario