Hoy en día, la digitalización de las empresas es la clave para su éxito. Los negocios, independientemente de su sector o del producto o servicio que ofrezcan deben de estar en Internet, deben tener una presencia digital. Pero muchos emprendedores se encuentran ante la tesitura de cómo hacerlo ya que sus nociones sobre el mundo digital son escasas y todavía no saben cómo hacerlo. Aunque saben que lo primero que tienen que hacer es crearse una página web que sea su imagen de marca y que ofrezca información sobre los productos que venden. Eso sí, algunos que no saben mucho del tema suelen estar perdidos en el primer intento, ya que apenas saben diferenciar lo que es un hosting de un dominio de ahí que muchos opten por dirigirse a compañías como Webempresa, una web hosting que puede ayudarles a solucionarles el problema.

Pero antes de nada, todos aquellos emprendedores que quieran digitalizar su negocio deben de conocer las nociones básicas del mismo. Por eso es importante conocer la diferencia entre hosting y dominio

Dominio, qué es y por qué es importante

El dominio de una web es una de las partes más importantes a la hora de digitalizar una empresa. Se trata del nombre que se le da a la empresa para que cualquier usuario pueda visitarla y que es por tanto, la URL a la que los usuarios podrán acceder para poder conocer con detalle todo lo relacionado con la empresa en cuestión.

Así, los dueños de un negocio deben elegir el nombre con el que se identifica a la empresa y añadir una extensión. Hasta hace unos años, las extensiones de los dominios eran sencillas, o bien las .com o las .es en el caso de que la empresa quisiera identificarse con España. 

Actualmente, las extensiones de los dominios han cambiado bastante, y ya se puede elegir entre un número bastante amplio de extensiones, incluyendo las .edu, .info, .web, .media u otras.

Lo importante para que se tenga una buena presencia online es, aparte de la estrategia de marketing digital posterior, crear un dominio con el que los clientes puedan llegar a la empresa de una manera sencilla y directa, por lo que cuanto más fácil sea o más identificativo sea, mucho mejor.

Además, hay que valorar los mercados a los que uno va dirigido y comprobar que la denominación no vaya a tener otros significados que puedan causar una crisis reputacional por significar cosas completamente contrarias a lo que se pretende. Por ejemplo, cuando se buscó un nombre para la moneda única europea, en un principio se pensó en la posibilidad de denominarla ‘ecu’ (European Currency Unit), pero los alemanes señalaron que sonaba similar a ‘ein Kuh’, que significaba ‘una vaca’ en alemán, así que finalmente se cambió acertadamente por la actuación denominación: euro.

No obstante, lo habitual es que cuando una startup va a registrar su dominio web le aparezcan si está disponible o no. En eses caso es conveniente analizar los sectores estratégicos a los que va dirigidos y los mercados en los que se quiere entrar. Una vez claro, es conveniente acudir a diferentes diccionarios idiomáticos para ver que esas palabras no tienen diferentes connotaciones. De hecho, incluso el uso del español no es igual el de España que el de México, Nicaragua o Argentina y una palabra en un país puede tener un uso completamente contrario al de otro.

Hosting, qué es y cómo elegirlo

El hosting también es una de las claves para la digitalización de las empresas. Es el alojamiento de la web, el lugar donde se almacenarán todos los archivos de una página web para que puedan estar disponibles online todos los días, a cualquier hora. 

Este servicio de hosting los ofrecen empresas como Webempresa que cuentan con grandes ordenadores que guardan y transmiten la información a través de Internet.
Para una empresa que quiera tener presencia online, tener un buen servidor es muy importante. Es necesario contar con sistemas con tiempo en línea estable para evitar que haya un colapso o que se caiga cuando alguien está operando a través de ella. 

De hecho, una de las peores cosas que pueden ocurrirle a un ecommerce es, precisamente, que un cliente esté realizando una experiencia de compra a través de una web y, a mitad del proceso para adquirir un producto la página se cuelgue, provocando que el cliente finalmente no sepa si lo ha adquirido o no.

Para evitar estos quebraderos de cabeza, que a fin de cuentas es una de las principales preocupaciones en este tipo de negocios, es recomendable acudir siempre a expertos que ofrecen servicios de calidad respecto a los web hosting. Uno de los errores de algunas personas a la hora de buscar un alojamiento web es ahorrar en costes y decantarse por los más baratos, sin valorar que muchas veces esto puede traducirse en disminuir o la calidad o la seguridad de la información que alberga dicho servidor.

Hoy en día la estabilidad de los servidores como la rapidez de respuesta a la hora de operar con las webs es lo que también hace decantar a los usuarios por hacer las operaciones comerciales con una empresa u otro, especialmente en los entornos digitales en los que es fácil encontrar otras compañías que ofrecen servicios similares pero con servicios webs de mayor calidad, siempre Uptime y, sobre todo, seguros cuando se deposita información tan sensible como es una tarjeta de crédito o los datos personales.

Fuente: www.marketing-xxi.com

Autor: Carlos Guitian

Deje un comentario