El último año pasará a la historia como el peor de muchos lustros. Doce meses en los que la pandemia creada por la propagación del Covid19, ha dejado una tragedia irreparable en vidas y pérdidas financieras, llevando al mundo entero y, en particular a Europa, a una recesión económica casi comparable a la sufrida tras la II Guerra Mundial. Para recuperar la economía y fortalecer su resiliencia ante adversidades como las acontecidas, la Unión Europea ha creado el programa Next Generation EU.

Los fondos Next Generation son el mayor estímulo económico jamás financiado a través del presupuesto propio de la Unión y a España le corresponderán 140.000 millones que equivalen al 11% de nuestro PIB.

Recuerde que, la resiliencia según indica el Diccionario de la lengua española, es la "capacidad de un sistema para recuperar su estado inicial cuando ha cesado la perturbación a la que había estado sometido". Que así sea.

Por primera vez en su historia, España tiene la oportunidad de acelerar su desarrollo y apoyar nuevos ecosistemas de innovación y emprendimiento. Estos fondos, además de representar una verdadera inyección de liquidez, son especialmente relevantes por la forma concebida para su aplicación: A través de proyectos de valor estratégico y, por tanto, favoreciendo la transformación de la economía. Este fenómeno producirá un efecto expansivo que, dará muchas posibilidades de preparación y crecimiento para las empresas.

Respecto al contenido del plan de inversión, desde el principio ha quedado claro que sólo puede incluir dos vías:

• Reformas estructurales contempladas en el marco de las políticas económicas de los países de la Unión Europea.

• Proyectos de inversión en sectores “con futuro”.

Por tanto, olvidemos los cheques en blanco y las subvenciones a fondo perdido. Europa ha establecido criterios muy estrictos tanto en los ejes, como en los planes y en los mecanismos de asignación. Es más, cada propuesta deberá contar con el visto bueno de Bruselas y de la mayoría de los Estados miembros.

Según lo previsto, en España, durante el primer semestre del 2021 las diferentes administraciones y ministerios trabajarán en la confección de los PERTES (Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica) y a finales de junio, se sabrá con exactitud qué planes se ajustan a las convocatorias. Contando siempre, además, con las líneas de financiación y ayudas nacionales tradicionales que seguirán abiertas e incluso con aumento de su partida presupuestaria. (Real Decreto ley 5/2021)

En total, nuestro país, contará con 140 mil millones de euros procedentes de Europa hasta 2027. De ellos, recibiremos en torno a 81.000 millones en ayudas directas que no tendremos que devolver. Somos el país de la UE, junto a Italia, que mayor dotación ha recibido del fondo de recuperación Next Generation EU.

El momento es excepcional, y la gestión de los fondos europeos será con total seguridad el hito más relevante de cara a una rápida recuperación.

¿Y con las pymes qué pasará?

Las pequeñas y medianas empresas han hecho frente a un shock sin precedentes. La crisis sanitaria, derivada del “bicho”, ha puesto en jaque al motor de nuestra economía, un sector que representa el 99% del tejido productivo y genera el 62% del valor añadido.

Según cifras de la Comisión Europea correspondientes al año 2018, el peso de las PYMEs es mayor en España que en el conjunto de la UE, situándose su contribución al empleo y al valor añadido bruto empresarial aproximadamente 5 puntos porcentuales por encima de las respectivas medias europeas. Las diferencias en ambos porcentajes se explican fundamentalmente por el comportamiento del segmento de las microempresas, presentando las PYMEs de mayor tamaño unas cifras más ajustadas a la media europea.

El tamaño medio de las empresas es también menor en España. Según Eurostat, las empresas españolas, incluyendo autónomos, tienen una plantilla media de 4,4 empleados (5,9 de media en la UE) y menos de la mitad del tamaño medio en Alemania (11,8) o el Reino unido (9,4).

España es un país de pymes. De empresas pequeñas o muy pequeñas y esto es un problema estructural y un reto de transformación.

Fuentes del ámbito de la pequeña y mediana empresa no ocultan su preocupación a quedar relegadas; a que Moncloa deje la mayor o menor participación de pymes y autónomos en manos del “supuesto efecto arrastre” de grandes proyectos estratégicos, sin promover una verdadera transformación económica y a que las garantías de participación, libre concurrencia y transparencia, que deben regir, queden al albur de lo que determinen las empresas encargadas de liderar tales iniciativas.

Las grandes compañías cotizadas españolas ya han movido ficha. Solo entre Endesa, Iberdrola y Naturgy han presentado más de 360 proyectos para captar más de 53.000 millones de euros de los fondos europeos. Iberia, de la mano de Aena y Airbus, pretenden absorber otros 11.000 millones. Las constructoras cotizadas españolas también han presentado cerca de 2.200 proyectos por valor de más de 100.000 millones.

¿Y las Pymes dónde quedan? Recuerde que un PERTE puede solicitarse bien como proyecto particular, más relacionado con grandes corporaciones o, bien integrado en un proyecto compartido. “Es decir, un grupo de proyectos insertados en una estructura, plan de trabajo o programa comunes que compartan el mismo objetivo y se basen en un enfoque sistémico coherente”.

Esta es la fórmula indicada para impulsar la participación de pymes y startups: Una especie de consorcio donde pymes de distintas áreas aportasen valor dentro su especialidad en un proyecto conjunto.

Eso, sin olvidar que desde fuentes del Ministerio de Economía se ha asegurado que las pequeñas y medianas empresas españolas recibirán al menos 7.000 millones del fondo europeo de recuperación. Calviño indicó que 2.000 son ayudas específicas, y 5.000 forman parte del plan de digitalización.

Servicio de información de licitaciones y subvenciones

Por su parte, la patronal CEOE ha puesto en marcha un nuevo servicio de información sobre licitaciones y subvenciones públicas, con el fin de que estas puedan llegar a todo el tejido empresarial y favorecer así la reconstrucción económica.

El servicio se presta a través de la plataforma CEOExEuropa y las empresas interesadas pueden darse de alta en www.ceoexeuropa.es. La patronal prevé que las convocatorias de proyectos con cargo a los fondos Next Generation comenzarán a partir de abril y mayo, y todas ellas se incluirán en este servicio que se actualizará diariamente también con las licitaciones de todas las administraciones públicas españolas de todos los niveles: nacional, autonómico y local. El objetivo a medio plazo es incluir las licitaciones y subvenciones públicas de los 27 países integrantes de la UE

Si nuestras Pymes van a acceder o no, a los fondos del plan de recuperación y transformación es la pregunta “del millón”. Personalmente creo que sí, pero ningún caso piense, querido empresario, que le van a tocar a la puerta para pedirle el número de cuenta e ingresarle la subvención. En la disponibilidad inmediata de información y en su capacidad de transformación y colaboración estará la clave.

Subirse “al carro” de los fondos europeos es montarse en el “tractor” de los nuevos PERTE, no lo olvide

Funete: CISS Contable Mercantil       Wolters Kluwer

 

Deje un comentario