Puedes ser una persona disciplinada. Siempre sigues las reglas. Sin embargo, no somos perfectos. A veces, rompemos nuestras propias reglas. Pero antes de romper las reglas, necesitas conocerlas.

El experto en liderazgo y nuevas formas de trabajo, Mick Yates, y su colaboradora Cristi Waterson, nos ofrecen un breve listado de las normas de protocolo que debemos cumplir para interactuar bien en nuestro trabajo.

El concepto de etiqueta en los negocios es un tema bastante desconocido. Pero es útil cuando se va a una entrevista o cuando necesites mantener una buena relación con tu jefe. Además, algunos de estos consejos te ayudarán específicamente a ser más influyente. Por ejemplo, si dominas las reglas de la etiqueta del negocio, será fácil ascender.

Así que aquí están las reglas no escritas sobre la etiqueta de negocios que nunca debes romper:

Regla 1:  El cliente siempre tiene la razón.

En los negocios, no importa quién tiene razón y quién no. Lo que importa son las consecuencias de discutir con la gente porque crees que están equivocados. ¿Alguna vez te han asignado alguna tarea y luego obtienes una retroalimentación negativa? Todos hemos estado allí.

Cada cliente, por ejemplo, tiene diferentes pautas de comportamiento. No hay una manera correcta o incorrecta de realizar tareas. Pero por el bien del cliente, tienes que desaprender lo que aprendiste anteriormente y concentrarte sólo en las instrucciones dadas.
Si haces ver que tus clientes están equivocados, corres el riesgo de dañar tu reputación y relación con el cliente.

Regla 2:  La ética del trabajo.

La ética del trabajo no es un tema complejo. Implica entender lo que es correcto y lo que está mal. Aquí tienes una técnica simple de ética de trabajo que es muy poderosa.

Empiece antes de empezar. Y termina antes de que termines.

Pero ¿cómo se hace? No te asustes. Lo más probable es que ya has cumplido con esta regla antes. Y sólo necesitas tener consistencia. Llega al lugar de trabajo 30 minutos antes de comenzar tu trabajo. Del mismo modo, cuando crees que ya has hecho todas las tareas diarias, realiza otra tarea que puedas terminar antes de pensar en irte a casa.

Regla 3: La sensación de importancia.

Esta regla proviene del libro escrito por Dale Carnegie sobre cómo influir en las personas. Imagine problemas sociales como el suicidio, el crimen y los desacuerdos familiares. Todos tienen una relación con el sentimiento de importancia. Por ejemplo, las personas se suicidan porque piensan que no son amados.

Tienes que hacer que otras personas se sientan importantes, escuchar más, ser empático, dar reconocimiento y afecto. Piensa en otras 5 maneras en las que puede hacer que la gente de tu alrededor se sienta importante y ponlo en práctica.

Regla 4: Ve a donde están tus clientes.

Hay dos enfoques para esta regla. Primero, tienes que estar con otras personas, no aislarte. En segundo lugar, tienes que estar donde están tus clientes.

¿Qué crees que sucede en un entorno empresarial dinámico? Por supuesto, hay conferencias, ferias y exposiciones para intercambiar ideas y hacer networking. Tienes que estar en el centro de las discusiones posicionándose donde está la mayoría de la gente. Es una buena manera de saber lo que otras personas piensan acerca de tu negocio.

Por otro lado, si trabajas como gestor de redes sociales para una empresa, por ejemplo, tienes que unirte a todos los grupos con clientes relevantes.

La regla 5: Permanece de pie hasta que te ofrezcan asiento.

Imagine que estás en una entrevista de trabajo, en la consulta de un médico o visitando a un cliente, en cualquier caso, necesitas mostrar respeto. La mala noticia es, que mucha gente es antisocial, y les harás un gran favor mediante el uso de esta regla. Sólo tienes que estar de pie, y decir lo que quieres. No te sientes hasta que no te dé permiso para hacerlo. Algunos responsables de selección de personal utilizan esta técnica para reducir el número de solicitantes.

Regla 6: Iniciativa personal.

La iniciativa personal significa encontrar algo que hacer y hacerlo. Evidentemente, fuera de las tareas que ya se te han asignado.

Regla 7: Hacer un kilómetro extra.

Antes incluso de pensar en un aumento de sueldo tienes que esforzarte y hacer más de lo que se te paga por hacer. Esta es la única forma de asegurarte que el siguiente trabajo será mejor que el anterior.

Vivimos en un mundo dinámico donde todos venimos de diferentes orígenes; pero a través de la etiqueta, nos asegurarnos poder interactuar correctamente.

Deje un comentario