El entorno físico del lugar de trabajo tiene un efecto significativo en la forma en que trabajamos.  Cuando nuestro espacio es un desastre, nosotros también.

 Esto es ciertamente cierto desde una simple perspectiva logística: perdemos preciosos minutos de trabajo cada vez que buscamos un papel perdido en un escritorio desordenado.  Lo mismo es cierto para aquellos de nosotros que hemos logrado suprimir el papel en el trabajo: una encuesta internacional demostró que los trabajadores de la información pierden hasta dos horas a la semana en buscar infructuosamente documentos digitales perdidos.

 Pero el desorden también puede afectarnos de manera más indirecta.  Mi investigación y la de otros ha demostrado que nuestros entornos físicos influyen significativamente en nuestra cognición, emociones y comportamiento, afectando nuestra toma de decisiones y las relaciones con los demás.  Los espacios desordenados pueden tener efectos negativos en nuestros niveles de estrés y ansiedad, así como en nuestra capacidad de concentración, nuestras opciones de alimentación e incluso nuestro sueño.  Gran parte de la investigación (y gran parte del entusiasmo del público) sobre la limpieza y el desorden se centra actualmente en el hogar, pero el estrés en el lugar de trabajo le cuesta a las empresas estadounidenses hasta $ 190 mil millones cada año solo en costos de atención médica. Es hora de reconocer el papel que el desorden  juega en nuestra vida laboral, y para hacer algo para limpiar el desorden.

 El desorden afecta tu cerebro y tu trabajo

 Puede pensar que no está molesto por sus archivadores rellenos o las pilas de papel en su escritorio.  Pero los científicos del Instituto de Neurociencia de la Universidad de Princeton han utilizado la resonancia magnética funcional y otros enfoques para demostrar que a nuestros cerebros les gusta el orden, y que los constantes recordatorios visuales de desorganización agotan nuestros recursos cognitivos y reducen nuestra capacidad de concentración.  También descubrieron que cuando los participantes despejaban el desorden de su entorno de trabajo, podían concentrarse y procesar la información y su productividad aumentaba.

 Un estudio sobre los efectos del desorden en el hogar encontró que las personas que se sentían abrumadas por la cantidad de "cosas" en sus hogares tenían más probabilidades de posponer las cosas.  Otra investigación ha demostrado que un entorno hogareño desordenado desencadena estrategias para hacer frente a los problemas y evitarlos que involucran merendar comida chatarra y mirar televisión.  Si bien no sabemos si esto se generaliza en el lugar de trabajo, es posible que las oficinas abarrotadas produzcan empleados que tomen malas decisiones alimentarias durante los descansos y pasen menos tiempo trabajando realmente.

El desorden también puede afectar nuestra salud mental en general, haciéndonos sentir estresados, ansiosos o deprimidos.  La investigación de los Estados Unidos en 2009, por ejemplo, encontró que los niveles de la hormona del estrés cortisol eran más altos en las madres cuyo entorno familiar estaba saturado;  los niveles elevados de cortisol sostenidos a lo largo del tiempo pueden provocar ansiedad y depresión.  (Curiosamente, también podría funcionar a la inversa. Los investigadores en los EE. UU. examinaron la interacción entre el estrés y el desorden en el lugar de trabajo y encontraron que el estrés y el agotamiento emocional hacen que los trabajadores se demoren en tomar decisiones y para tener más material para todas sus tareas en curso al alcance de la mano: por lo tanto, conduce a espacios de trabajo desordenados.)

 Nuestras relaciones con los demás también pueden verse afectadas por nuestro desorden.  En un estudio, se percibió que los participantes con escritorios desordenados eran menos conscientes, más neuróticos y menos agradables.  Es probable que estas percepciones de un empleado influyan negativamente en la forma en que los demás interactúan con ellos y pueden tener consecuencias negativas para su progreso profesional.

 ¿Qué se puede hacer?

 Regularmente ordenar su espacio de trabajo, en lugar de dejar que las cosas se acumulen, es la forma probada y verdadera de mantener el desorden a raya.  Evite que las cosas se pongan tan mal que comience a limpiar como una forma de procrastinación.  Si trabaja en casa, mantener un espacio de trabajo designado puede ayudar a crear un límite entre los elementos de trabajo y los elementos de inicio.

 Para los equipos y organizaciones, establecer días regulares de “limpieza de primavera” con pizza puede crear interacción social y apoyo en torno a una tarea que la mayoría de las personas no disfruta (aparte de Marie Kondo).  Considere instituir una política de escritorio limpio para regular el orden de los espacios de trabajo compartidos.  Trabaje con su equipo de TI para brindar apoyo a los empleados en forma de herramientas para administrar documentos en línea, así como también claridad sobre qué se debe mantener y qué se puede descartar.  Al hacerlo, las organizaciones deben encontrar un equilibrio entre las consideraciones prácticas y de seguridad, y tener en cuenta las necesidades de los empleados de autoidentificación y autonomía.

 Finalmente, tenga en cuenta que el desorden no siempre es malo.  Un estudio ha demostrado que los escritorios desordenados pueden hacernos más creativos.  Los hallazgos sugieren que los ambientes ordenados y ordenados hacen que sea más probable que nos ajustemos a las expectativas y que seamos seguros, mientras que los desordenados nos llevan a romper con la norma y mirar las cosas de una manera nueva.  Entonces, mientras que un escritorio totalmente prístino puede indicar una falta de creatividad, uno muy desordenado puede enviar mensajes desfavorables sobre su ética de trabajo y personalidad.  Mantenga las cosas a mano que son necesarias para los proyectos actuales, pero resista la tentación de atesorar.

Fuente: Harvard Bussiness Review

Autor: Libby Sander

Deje un comentario