2020 ha sido un año atípico. La alerta sanitaria mundial provocada por la expansión del COVID-19 y la consecuente declaración del estado de alarma en España en marzo de 2020 llevaron a una vorágine legislativa sin precedentes. En este contexto, las empresas se encuentran inmersas en un escenario incierto en el que la toma de decisiones juega un papel clave para la viabilidad futura del negocio. Desde el Especial COVID-19 de Garrigues hemos tratado de ir dando respuesta a muchas de las incógnitas que se han ido planteando. Ahora que este convulso 2020 está tocando a su fin, hacemos balance y repasamos las cuestiones legales más relevantes del año, desde todos los ángulos del derecho de los negocios, al tiempo que miramos hacia 2021, apuntando las tendencias a tener en cuenta en el nuevo ejercicio.

En esta entrada analizaremos las áreas LABORAL y de DERECHO ADMINISTRATIVO

LABORAL

¿Cuáles han sido los principales hitos de 2020? 

En el ámbito laboral, la pandemia del COVID-19 ha tenido un gran impacto en las relaciones de trabajo y ha conllevado la aprobación de un gran número de normas, instrucciones, criterios interpretativos, etc..

En un primer momento, el objetivo prioritario del asesoramiento laboral consistió en abordar los efectos del confinamiento no solo a través de los mecanismos legales existentes sino especialmente mediante aquellos otros que se iban aprobando, principalmente relacionados con la suspensión colectiva de contratos de trabajo o con reducciones colectivas de jornada o con el denominado permiso retribuido recuperable. El teletrabajo, ante la ausencia de una regulación legal hasta el reciente Real Decreto-ley 28/2020, de 22 de septiembre, de trabajo a distancia, ha sido uno de los principales problemas que las empresas han tenido que solucionar en aquellos casos en los que la prestación de servicios ha podido desarrollarse a distancia.

Posteriormente, el asesoramiento laboral se enfocó en la necesidad de adaptación de las empresas a la nueva situación existente tras la declaración del estado de alarma y el confinamiento general de la población, valorando las posibilidades existentes de reorganizar sus recursos tras la aprobación de determinadas limitaciones para extinguir contratos o la exigencia de mantenimiento del empleo en ciertos casos. Asimismo, las empresas tuvieron que afrontar materias no abordadas con anterioridad, principalmente relacionadas con la reincorporación presencial a los centros de trabajo tras la finalización del estado de alarma, para las que ni la legislación ni la doctrina judicial contemplaban soluciones válidas. Así, se afrontaron cuestiones relacionadas con los procesos de rastreo y la geolocalización, los pasaportes de inmunidad, la implantación de tecnología para prevenir y detectar contagios en los centros de trabajo, la toma de temperatura para el acceso a los mismos, la realización de encuestas de salud, etc.

La pandemia y la prolongación de sus efectos ha generado también que se implanten tecnologías de comunicación en procesos de negociación colectiva, desarrollándose procesos telemáticos y virtuales de negociación, así como la asistencia a juicios y conciliaciones telemáticas. En este contexto, ha cobrado importancia la utilización de herramientas para la identificación así como para la firma electrónica de documentos en remoto.  

Con carácter adicional a lo anterior, han seguido su curso otras tendencias ya iniciadas con anterioridad como, por ejemplo, el fomento de la igualdad entre sexos y la lucha contra la brecha salarial y los procesos de laboralización de trabajadores autónomos, especialmente en el ámbito de determinadas actividades empresariales.

¿Qué se espera para 2021? 

En línea con la tendencia ya existente en la actualidad, durante 2021 continuará el proceso de equiparación laboral entre hombres y mujeres, especialmente en materia salarial. Asimismo, es previsible que continúen los procesos colectivos de modificación de condiciones laborales para adecuar la situación de las empresas, y de sus recursos, a la crisis existente; así como que se produzca un revulsivo del concepto de trabajo por cuenta ajena y, ante la inexistencia de una regulación en la que encajen determinadas formas de prestación de servicios (en la mesa de diálogo social ya se está discutiendo la nueva regulación para los trabajadores de plataformas digitales), que se continúe con el proceso de laboralización masiva de trabajadores por cuenta propia que operan a través de estas plataformas.

Por otro lado, una vez finalizado el período de consulta pública, continuará la tramitación de la carta de derechos digitales que, en el ámbito laboral, recoge derechos como la desconexión digital o la protección de la intimidad de los trabajadores.

Existen igualmente otras materias que durante 2021 tendrán un especial protagonismo, como será el posible nuevo incremento del salario mínimo interprofesional, la anunciada limitación en la subcontratación en determinadas actividades (ya sea en forma de prohibición o con la exigencia de la equiparación de condiciones laborales y económicas entre el personal propio y el subcontratado), la posibilidad de que se vuelva a prohibir la jubilación forzosa, lo que incidirá claramente en la gestión del relevo generacional en un período especialmente difícil para el empleo juvenil, así como revivirá el debate sobre la reducción de la jornada laboral a treinta y dos horas en cuatro días semanales.

Fechas a marcar en el calendario

2021 será sin duda, de nuevo, un año en el que las cuestiones laborales gozarán de un especial protagonismo.

En principio, salvo que se produzca una nueva extensión, está previsto que el 31 de enero de 2021 finalice la prórroga de los vigentes expedientes de regulación de empleo por causa de fuerza mayor, así como la mal llamada prohibición de despedirEsta circunstancia, habida cuenta de la prolongación de la pandemia y de sus efectos sobre la economía en general, y sobre la actividad empresarial en particular, hará que muchas empresas necesariamente tengan que plantearse abordar procesos de adaptación a la realidad existente y a las previsiones estimadas, tanto en términos de ajustes de plantillas como de condiciones laborales.

Por otro lado, el 14 de abril de 2021 entrará en vigor el reglamento de igualdad retributiva que exige un detallado registro salarial de la plantilla así como la obligatoriedad de auditorías retributivas, mientras que las empresas de entre 101 y 150 trabajadores tendrán que disponer de un plan de igualdad antes del 7 de marzo de 2021 y las empresas con planes de igualdad vigentes tendrán que adaptarlos antes de que transcurran doce meses desde el 14 de enero de 2021, fecha en la que entrará en vigor el reglamento de desarrollo de los planes de igualdad.

DERECHO ADMINISTRATIVO

¿Cuáles han sido los principales hitos de 2020? 

Durante 2020 la producción normativa en el ámbito del Derecho Administrativo ha sido especialmente relevante. Gran parte de las normas aprobadas durante este año han estado relacionadas con el COVID-19, como han sido el propio Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, para la declaración del Estado de Alarma, y todas las leyes, reales-decretos-leyes, reales decretos y órdenes ministeriales vinculadas o dictadas para su desarrollo, las cuales, en conjunto, ha tenido una enorme incidencia en este concreto sector jurídico, sobre todo en materia de contratación pública, de procedimiento administrativo, de la jurisdicción contencioso-administrativa, energía, infraestructuras, ayudas y subvenciones, prestaciones obligatorias, derecho sancionador, etc. 

Como novedades al margen de la pandemia, resultan destacables, entre otras, el nuevo régimen económico de energías renovablespara instalaciones de producción de energía eléctrica, aprobado mediante el Real Decreto 960/2020, de 3 de noviembre, así como la Orden TED/1161/2020, de 4 de diciembre, por la que se regula el mecanismo de subasta para el otorgamiento de este nuevo régimen económico, y la Resolución de 10 de diciembre de 2020, de la Secretaría de Estado de Energía, mediante la que se convoca la primera subasta a su amparo, la adaptación a la normativa de la UE en materia de traslado de residuos, por medio del Real Decreto 553/2020, de 2 de junio, o el Real Decreto-ley 23/2020, de 23 de junio, por el que se aprueban medidas en materia de energía, principalmente, en lo que respecta al desarrollo ordenado e impulso de las energías renovables, a la regulación del acceso y conexión, y a la mejora y simplificación de los procedimientos de autorización de instalaciones eléctricas.

¿Qué se espera para 2021? 

Para 2021 están proyectadas múltiples novedades relevantes con incidencia en el ámbito del Derecho Administrativo. Es el caso de la aprobación prevista para la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, la Ley General de Telecomunicaciones, los avances en la tramitación tanto de la Ley que crea el Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico como de Ley Europea del Clima o la convocatoria de subastas adicionales en relación con el régimen económico de las energías renovables. También, durante este año que entra, podría acabar siendo finalmente aprobado el Real Decreto por el que se regulan el procedimiento y los criterios generales de acceso y conexión a las redes de transporte y distribución, así como la Ley por la que se establecen objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero durante el ciclo de vida de los combustibles y la energía suministrados en el transporte, o el Real Decreto por el que se regulan las redes de distribución de energía eléctrica cerradas. 

En relación con la puesta en marcha del Instrumento Europeo de Recuperación (NextGeneration EU), deberán aprobarse en el corto y medio plazo tanto el real decreto-ley para la ejecución del plan de recuperación, transformación y resiliencia, como la correspondiente normativa de desarrollo que permita adoptar las medidas concretas dirigidas a su consecución material (registros administrativos, bases reguladoras y convocatorias, medidas de modernización de la Administración Pública para adecuarse a los retos derivados de dicho proceso de ejecución, etc.).      
 

(Continuará)

Fuente: Garrigues.com

Deje un comentario