El Gobierno ya ha trasladado al Congreso el Proyecto de Presupuestos del Estado para 2021. Según el propio Gobierno se trata de unas cuentas públicas expansivas que recogen el mayor gasto social de la historia y su contenido está orientado a combatir los efectos de la crisis derivada de la emergencia sanitaria mediante el blindaje del Estado del Bienestar.

El Congreso ya tiene el calendario para su tramitación. El próximo 11 de noviembre, se iniciarán las votaciones, casi dos semanas antes de lo que venía siendo habitual.

En este articulo resumimosn algunas de las novedades anunciadas

Pensiones

163. 297 millones de euros para las pensiones públicas, un 3,2% más que en el presupuesto de 2020. Una parte de este incremento se debe a la revalorización de las pensiones en un 0,9%, en línea con la previsión de IPC real, "lo que permitirá a 9,76 millones de pensionistas no perder poder adquisitivo".

Las pensiones no contributivas se elevarán un 1,8%, el doble que la previsión de IPC, lo que beneficiará a alrededor de 450.000 personas.

Desempleo IPREM

4.191 millones de euros, un 20,1% más que en el presupuesto de 2020 en previsión de los gastos producidos por los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) y el paro.

Igualmente, se incrementa el IPREM en un 5% lo que , según el Ejecutivo, supondrá "un beneficio para los colectivos con menos recursos”

Empleados públicos

Se pretende revalorizar el sueldo de los empleados públicos en un 0,9%, a la par de la previsión de inflación prevista.

Vivienda

Más de 2.250 millones para promover el alquiler, la construcción y la rehabilitación de viviendas, por los colectivos más vulnerables, entre ellos los más jóvenes.

Sanidad y educación

La inversión en Sanidad se incrementa en 3.149 millones, un 75,3% más, incluyendo los fondos comunitarios. Todo ello para reforzar la atención primaria y afrontar la compra de vacunas.

En Educación se eleva la dotación en 2.017 millones y aumenta en 514 millones la partida de becas hasta los 2.090 millones.

IRPF y Patrimonio

Se sube dos puntos la base imponible general del IRPF para rentas que sobrepasen los 300.000 euros y en tres puntos la base del ahorro para rentas que superen los 200.000 euros. Una medida con la que el Ministerio pretende ingresar 144 millones de euros adicionales en 2021 y 346 millones en 2022.

Se reduce de 8.000 a 2.000 euros el importe de aportaciones máximas del partícipe a planes individuales o de empleo; y se amplía el límite conjunto de reducción (aportaciones del partícipe y de la empresa) de 8.000 euros a 10.000 euros.

Se eleva en un punto el Impuesto de Patrimonio . El tipo aplicable a partir de 10 millones de euros pasa del 2,5% al 3,5%, y se establece la vigencia del impuesto de manera indefinida.

Impuesto de Sociedades

En el Impuesto de Sociedades y en relación a las grandes empresas se reduce en un 5% la exención por plusvalías y dividendos generados por filiales en el exterior. Las pymes con un volumen de negocio inferior a 40 millones podrán seguir aplicando la exención del 100% por dividendos durante los próximos tres años.

Se ha aprobado también un tipo mínimo del 15% para las socimis. Las sociedades de inversión inmobiliaria tendrán que tributar por los beneficios que no repartan a sus accionistas vía dividendo. La medida no tendrá impacto en 2021 (ya que en dicho ejercicio las retribuciones se basarán en las ganancias del año en curso), aunque en 2022 supondrán otros 25 millones de euros.

Impuesto sobre el Valor Añadido

Con el objetivo de fomentar hábitos más saludables y seguir las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud se incrementa el gravamen de las bebidas azucaradas y edulcoradas en un 11%.

Esta medida no se aplicará a la hostelería: "solo afectará a la venta de estos productos en supermercados. El consumo en bares y restaurantes seguirá tributando al 10% para no perjudicar a la restauración en un momento tan delicado como el actual".

Primas de seguros

Se incrementa el Impuesto sobre Primas de Seguros del 6% al 8%, lo que permitirá recaudar más de 500 millones en los próximos dos años. El Gobierno asegura que "el tipo no ha variado desde 1998 y España se sitúa en el tramo medio-bajo de la UE.

Impuesto al diésel

El tipo general del gasóleo pasará a ser de 34,5 céntimos por litro, frente a los 30,7 actuales; una medida que sirve para aproximarlo a la tributación de la gasolina, que actualmente es de 40,07 céntimos por litro.

En la práctica según el ejecutivo supondrá 3,45 euros más al mes para los consumidores que hagan15.000 km al año. En cualquier caso, se mantiene sin cambios la tributación sobre el gasóleo de uso profesional y el gasóleo bonificado.

Habrá que esperar a la finalización de su tramitación parlamentaria para conocer como quedan finalmente estas meidas

Fuente: CISS Contable Mercantil        Wolters Kluwer

 

Deje un comentario