Cuando hablamos de marketing de servicios no nos referimos a las estrategias que acompañan la entrega de un producto físico como tal buscando mejorar su comercialización, sino al valor que añadimos cuando ofrecemos un bien inmaterial (cómo puede ser el diseño de una página web o un trabajo de asesoría) que satisface una necesidad o resuelve un problema de nuestro cliente.

De la misma forma que el marketing tradicional busca vender productos, el marke

ting de servicios no cumple un único

propósito, se encarga de mostrar las ven-

tajas que permiten a una empresa diferen-

ciarse de su competencia, con el objetivo

de atraer y fidelizar al cliente que recibe el

servicio.

Esto aplica a todo tipo de servicios (sa-

nitarios, educativos, profesionales, de

ocio...) cada uno de ellos tiene caracterís-

ticas propias y por tanto, demanda estrate-

gias particulares para lograr el impacto de-

seado en los clientes objetivo.

Esta variante del marketing brinda la opor-

tunidad de influir en la decisión de compra

y satisfacer a este cliente, mejorando el

valor percibido de la empresa y consi-

guiendo que ellos mismos se conviertan en

embajadores de la marca. Se ha convertido

en todo un reto para emprendedores y em-

presas, vender algo intangible es mucho

más complejo que vender un bien físico. Es

por esto por lo que vamos a entrar a de-

tallar la propuesta de valor de las agencias

de marketing como agentes encargados de

ofrecer el principal factor, los servicios.

¿QUÉ CARACTERÍSTICAS DIFEREN-

CIAN AL MARKETING DE SERVICIOS?

En un mercado global en el que todo está

inventado, resulta cada vez más difícil sor-

prender a los consumidores y distinguirse

Deje un comentario