¿Qué le parecería poder mejorar la relación con sus proveedores, evitar tensiones de caja y al mismo tiempo ahorrar en gastos de administración de pagos?. En una época de incertidumbre económica como la actual, el confirming se revela como una alternativa altamente beneficiosa para pymes y autónomos.

Ya en 2019 el sector del factoring y confirming creció un 12%. En su conjunto, la actividad alcanzó los 185.559 millones de euros en volumen de cesiones, frente a los 165.942 millones de 2018. Igualmente, entre factoring y confirming gestionaron créditos por 256.927 millones, lo que supuso un 20,6% del PIB en España (+1,2 puntos porcentuales que un año antes).

¿Qué es el Confirming?

El “Reverse Factoring” como se le denomina a nivel internacional es un sistema de gestión de pagos a proveedores en el que se permite adelantar el cobro de facturas en lugar de esperar a la fecha de vencimiento pactado. Para acceder a este sistema, las empresas contratan a uno tercero, habitualmente una entidad financiera que cobra una comisión y un tipo de interés de anticipo a cambio de pagar a los proveedores que quieran obtener liquidez adelantando el cobro.

El confirming ha tenido mucho éxito en España porque los plazos de pago son muy largos. Ya antes de la pandemia, el periodo medio en el que las empresas españolas liquidaban sus facturas alcanzó los 91 días, catorce más que los 77 que se registraron en 2016, y 31 días por encima de los 60 que establece la Ley 3/2004, de 29 de diciembre de Morosidad.

Funcionamiento

Pongamos nombre a las partes del contrato para ganar claridad en la explicación:

• El cliente o empresa Alfa SL, que contrata el confirming, recibe la factura de su proveedor (Empresa Beta SL)

• Alfa SL, comunica a la entidad financiera la conformidad de la factura, su fecha de vencimiento y da una orden de pago.

• La entidad de crédito le ofrece al proveedor (empresa Beta SL) la posibilidad de solicitar el anticipo del cobro de la factura o esperar al plazo de vencimiento.

Si el proveedor, Beta SL, decide anticipar el cobro:

• Firmará un contrato tipo con la entidad financiera en la que indicará si quiere anticipar el cobro total o parcial de las facturas.

• Y tendrá que asumir un coste financiero: los intereses que se devenguen por el plazo de tiempo que media entre la fecha de vencimiento inicial y en la que se realizará el cobro.

Ya sea antes o después:

El pago se podrá hacer a través de tres vías: abonando el efectivo, emitiendo un cheque, ordenando una transferencia.

Si se decide por esperar a la fecha de vencimiento:

• A la fecha de vencimiento, el proveedor recibirá el pago total.

Ya sea antes o después:

La entidad bancaria analizará la solvencia financiera de Alfa SL, que es la que debe pagar las facturas a su vencimiento y, es la que, por lo tanto, concentra el riesgo de la operación.

Sujetos

En el confirming intervienen las siguientes partes:

• La entidad financiera, que presta el servicio. Es importante tener en cuenta que puede tratarse de una entidad bancaria o no: hay empresas que no son bancos y que ofertan este tipo de servicios.

• El cliente o deudor, que es la empresa que contrata los servicios de la entidad financiera para que realice, en su nombre, los pagos a aquellos acreedores que determine (Alfa SL)

• El acreedor (o proveedor), que es aquel que va a recibir el cobro de su crédito de manos de la entidad financiera en lugar de hacerlo directamente de quien le debe el dinero (Beta SL)

Gastos

Como ocurre con casi todos los servicios financieros, por la gestión de pagos como por el cobro anticipado se ha de satisfacer un precio; en el primer caso a cuenta del cliente de la entidad financiera, y en el segundo a cuenta del proveedor del cliente.

El gasto final comprende:

• Una comisión por gestión de pagos: como contraprestación del servicio que presta la entidad bancaria en la administración y pago a los proveedores. Suele consistir en un porcentaje sobre el nominal de las facturas gestionadas, con un mínimo.

• En caso de financiación a la empresa confirmadora: los intereses que resultan de aplicar el tipo de interés pactado a los saldos dispuestos durante el periodo de financiación.

• En caso de anticipo del cobro por el proveedor: los intereses que resultan de aplicar el tipo de interés pactado al nominal de las facturas cuyo cobro se adelanta.

• Una comisión de gestión de cobros: casi siempre, un porcentaje sobre el nominal de las facturas cuyo cobro se anticipa, con un mínimo.

Clases

Según quién asume la responsabilidad en caso de insolvencia:

1. Confirming sin recurso. Es el que más se suele utilizar y, en este caso, la entidad o el banco de la línea de confirming es quien haría frente a la posible insolvencia del deudor.

2. Confirming con recurso. El banco o la entidad aquí no responden por la insolvencia de la empresa. Se trata de un tipo de confirming poco habitual.

En función de cuándo se cobren las facturas:

1. Confirming con anticipo de créditos o de inversión. El proveedor cobra antes del vencimiento la factura a cambio de un descuento.

2. Confirming sin anticipo de créditos o simple. El proveedor cobra la factura al vencimiento.

Si se concede un aplazamiento de pago superior al vencimiento

Confirming de financiación. Existe cuando la entidad financiera le permite a la empresa deudora (la emisora de la factura) pagar en un plazo superior a la fecha de vencimiento, con los gastos de financiación que le correspondan.

Ventajas e inconvenientes

Para el cliente las Ventajas son claras:

• Alcanza fiabilidad y prestigio frente a los proveedores porque éstos tienen la seguridad de que van a cobrar sus facturas.

• Ahorra costes administrativos al no tener que gestionar el pago de facturas.

• Puede obtener financiación si las condiciones del contrato lo prevén.

• Le permite una mejor gestión de sus flujos de tesorería.

En cuanto a los Inconvenientes

• Se reduce el abanico de entidades financieras con las que pueda trabajar.

• Debe asumir tras la conformidad dada a las facturas, como es de ley, todos y cada uno de los compromisos que se desprenden de la operación gestionada.

Para el proveedor la utilidad es todavía mayor si cabe:

Ventajas

• Reduce el riesgo de impago.

• Puede anticipar el cobro.

• Consigue liquidez inmediata

• Incrementa su capacidad de endeudamiento, a corto para financiar sus ventas a crédito

• Elimina del balance las cuentas por cobrar

• Ahorra en los gastos administrativos de cobro que no aportan ningún valor añadido.

A cambio:

• Tiene que asumir el coste que conlleva cobrar anticipadamente.

• Aceptar la limitación de trabajar con una entidad financiera que no ha elegido.

Diferencias entre el Confirming y el Factoring

A estas alturas de lectura, esperamos que tenga claro que la principal diferencia está en que mientras el confirming es un servicio que se contrata para gestionar los pagos a proveedores o acreedores, el factoring es un servicio financiero que se firma para adelantar el cobro de clientes o deudores. Cedemos al banco el cobro de determinadas facturas, cuyo importe nos adelanta para recuperarlas directamente de nuestro cliente cuando llegue la fecha de vencimiento.

En el confirming

La empresa tiene una relación comercial con un proveedor que le suministra la materia prima. El proveedor ofrece un descuento por pronto pago a la empresa, sin embargo, la empresa no dispone de liquidez inmediata y solicita una línea de confirming para anticipar los pagos.

Por ejemplo, imaginemos que el proveedor de cafés de un bar emite una factura a 90 días. La empresa de hostelería tiene contratada una línea de confirming y pide que se adelante el pago de esa factura al proveedor de cafés. El “cafetero proveedor” decidirá entonces si quiere adelantar el cobro, probablemente bajo unos costes, o prefiere esperar al transcurso de los 90 días. Por su parte, el bar pagará la factura adelantada por el banco en las condiciones y forma que hayan acordado con la entidad financiera.

En el factoring

El factoring consiste en una operación financiera por medio de la cual una empresa cede las facturas generadas por sus ventas a una compañía (generalmente bancos) que se encargará de gestionar el cobro. A cambio, la compañía de factoring ofrecerá el importe de las facturas cedidas, menos un porcentaje de comisión.

En este caso, la empresa X SL ha hecho una venta a la empresa Y SL por ello le envía una factura con vencimiento a 30 días por importe de 10.000 euros. X SL cede las facturas al banco respectivo, quien de inmediato le entrega 9.000 euros, el 90% de la cantidad total. Tras ello, el banco tendrá los derechos de cobro y por lo tanto la empresa Y SL deberá pagar directamente al banco el 100% de la factura. Así, el banco obtendrá un beneficio de 1.000 euros.

Fuente: cissactualidas.ciss.com.    Wolters Kluwer

Autor: Ainoa Iriarte 

Deje un comentario