La crisis de Covid-19 y sus consecuencias, incluidas la recesión, los despidos y el dolor económico desigual, así como las recientes protestas por la brutalidad policial y las demandas de justicia racial nos han presentado a muchos de nosotros desafíos que no hemos enfrentado antes.  El alto riesgo y la naturaleza desconocida de estas situaciones han hecho que muchas personas sientan temor a los pasos en falso.  Nadie puede reducir los errores a cero, pero puede aprender a aprovechar su impulso para evitarlos y canalizarlo en una mejor toma de decisiones.  Usa estos consejos para convertirte en un luchador más efectivo.

 No tengas miedo ni te avergüences de tu miedo.

 Nuestra cultura glorifica la valentía.  La imagen tradicional de un líder es alguien que es inteligente, duro y sin miedo.  Pero el miedo, como cualquier emoción, tiene un propósito evolutivo y una ventaja.  Su preocupación por cometer errores está ahí para recordarle que estamos en una situación difícil.  Un líder cauteloso tiene valor.  Esto es especialmente cierto en tiempos como estos.  Así que no te dejes atrapar rumiando: "No debería tener tanto miedo".

No se avergüence ni tenga miedo de su miedo a cometer errores y no lo interprete como evidencia de que es un líder indeciso, o no audaz, no visionario.  Si tiene una tendencia natural a centrarse en la prevención, ¡canalícela para que sea atrevida y visionaria!  (Si tiene dificultades para creer esto, identifique a los líderes que han hecho exactamente eso al descubrir cómo prevenir los desastres).

 Usa habilidades de agilidad emocional.
 El miedo a los errores puede paralizar a las personas.  Las habilidades de agilidad emocional son un antídoto para esta parálisis.  Este proceso comienza con etiquetar sus pensamientos y sentimientos, como "Me siento ansioso por no poder controlar a mis clientes lo suficiente como para mantener a mi personal a salvo".  Expresar tus miedos en voz alta ayuda a disiparlos.  Es como encender la luz en una habitación oscura.  Luego viene aceptar la realidad.  Por ejemplo, "Entiendo que las personas no siempre se comportarán de manera ideal".  Haga una lista de todas las verdades que necesita aceptar.  Luego viene actuando sus valores.  Digamos que uno de sus valores más altos es la conciencia.  ¿Cómo podría aplicarse ese valor en esta situación?  Por ejemplo, puede implicar asegurarse de que todos sus empleados tengan máscaras que les queden bien o que se sientan cómodos expresando cualquier queja que tengan.  Identifique sus cinco valores más importantes relacionados con la toma de decisiones en una crisis.  Luego pregúntese cómo cada uno de ellos es relevante para las elecciones importantes que enfrenta.

 Repita este proceso para cada uno de sus miedos.  Le ayudará a tolerar el hecho de que a veces necesitamos actuar cuando el mejor curso de acción no está claro y evitar la trampa de ansiedad común por la cual las personas intentan reducir la incertidumbre a cero.

 Concéntrese en sus procesos.
 Preocuparse puede ayudarlo a tomar mejores decisiones si lo hace de manera efectiva.  La mayoría de la gente no.  Cuando te preocupes, debe centrarse en las soluciones, no solo perseverando ante la presencia de una amenaza.  Dirija su preocupación hacia comportamientos que reduzcan de manera realista las posibilidades de fracaso.

 Podemos controlar los sistemas, no los resultados.  ¿Cuáles son sus sistemas y procesos para evitar cometer errores?  Dirija sus preocupaciones a responder preguntas como estas: ¿Son confiables los datos en los que confía?  ¿Cuáles son las limitaciones de esto?  ¿Cómo ayudan sus sistemas a prevenir el pensamiento grupal?  ¿Qué procedimientos tiene implementados para ayudarlo a ver sus puntos ciegos?  ¿Cómo se asegura de escuchar las valiosas perspectivas de los interesados ​​subrepresentados?  ¿Cuáles son sus procesos para ser alertado de un problema rápidamente y rectificarlo si una decisión tiene consecuencias inesperadas?

 Amplía tu pensamiento.
 Cuando tenemos miedo de cometer un error, nuestro pensamiento puede reducirse en torno a ese escenario en particular.  Imagina que estás caminando por la noche.  Te preocupa tropezar, así que sigues mirando tus pies.  Lo siguiente que sabes es que has entrado en una farola.  O imagine a la persona que tiene miedo de volar.  Conducen a todas partes, aunque conducir es objetivamente más peligroso.  Cuando abres la apertura, puede ayudarte a ver tus mayores temores en el contexto más amplio de todas las demás amenazas.  Esto puede ayudarte a tener una mejor perspectiva de lo que más temes.

 Puede parecer ilógico que pueda reducir su miedo a cometer un error al pensar en otros resultados negativos.  Pero esta estrategia puede ayudarlo a entrar en el modo de resolución de problemas y disminuir el control mental que un miedo particular tiene sobre usted.  Un líder puede estar tan concentrado en minimizar u optimizar para una cosa en particular, que no se dan cuenta de que otras personas se preocupan más por otra cosa.  Descubra cuáles son las prioridades de otras personas.

 Reconocer el valor del ocio.
 El miedo nos atrapa.  Hace que sea difícil desviar nuestra atención.  Así es como está diseñado para funcionar, de modo que no ignoremos las amenazas.  Algunas personas reaccionan al miedo con hipervigilancia extrema.  Quieren estar en guardia, en su puesto de mando, en todo momento.  Esto puede manifestarse como un comportamiento como quedarse despierto toda la noche para trabajar.

 Ese tipo de comportamiento alimentado por adrenalina puede tener un valor a corto plazo, pero también puede ser miope.  Un enfoque diferente puede ser más útil para tener una visión más amplia.  Necesitamos tiempo libre (¡y dormir!) Para dar un paso atrás, integrar los hilos de nuestro pensamiento, ver puntos ciegos y pensar creativamente.  Consigue un momento de silencio.  Aunque muy difamado, un juego de golf podría ser exactamente lo que necesita para pensar en problemas difíciles de manera integral.

 Separarse del ruido que nubla el juicio.
 Como se mencionó, cuando las personas tienen miedo, pueden pasar al modo de monitoreo siempre activo.  Es posible que tenga la necesidad de mirar constantemente lo que hacen los demás, de estar siempre en las redes sociales o de revisar los datos con demasiada frecuencia.  Esto puede provocar una sobrecarga de información.  Su mente puede sentirse tan abrumada que comienza a sentirse nublada o apagada.  Reconozca si está haciendo esto y limite la supervisión excesiva o la comprobación excesiva.  Evite el pánico, el comportamiento frenético.

 Por sí solo, tener miedo de cometer errores no te hace más o menos propenso a tomar buenas decisiones.  Si te preocupas excesivamente de una manera que se enfoca solo en lo mal que se siente la experiencia de estrés e incertidumbre, podrías hacer o decir cosas incorrectas.  Sin embargo, si comprende cómo funciona la ansiedad a nivel cognitivo, puede usarla para motivar elecciones cuidadosas pero audaces y bien razonadas.

Fuente: Harvard Bussines Review

Autor: Alice Boyes

Deje un comentario