La Guía fiscal del ahorro analiza cómo deben tributar en 2022 las acciones, los dividendos, los bonos, los seguros y los planes de pensiones. Elaborada por el Consejo General de Economistas Reaf, se publicó con EXPANSIÓN el próximo sábado 8 de enero.

Nuestro dinero lo podemos colocar en diferentes elementos patrimoniales: en activos inmobiliarios; en títulos representativos de la propiedad de empresas, acciones o participaciones; en participaciones en instituciones de inversión colectiva; en distintas formas de ceder el capital a otros a cambio de una remuneración, como pueden ser los depósitos, los bonos o las obligaciones; en algunos productos de seguro; e, incluso, en determinados sistemas de previsión social.

En la guía se analizan en detalle la fiscalidad de las rentas obtenidas en las distintas posibilidades de colocación de un capital, así como la correspondiente a las plusvalías o minusvalías que se obtengan cuando se transmiten los bienes o derechos en los que hayamos invertido.

Lo que debemos tener claro es que tributaremos por nuestras inversiones cuando nos produzcan rentas, cuando las transmitamos, si se hace con plusvalía y, a veces, por su mera tenencia, como ocurre con los inmuebles -gravados con el IBI- o en el caso de que estemos sometidos al Impuesto sobre el Patrimonio

Si queires acceder al contenido completo de la Guia puedes hacerlo a través de este enlace

Deje un comentario