Aunque se hayan presentado como decisiones muy meditadas por parte del Gobierno, los porcentajes de gasto que la Unión Europea condiciona (un mínimo de un 37% en acción climática y hasta un 33% en digitalización) condicionan buena parte de los proyectos que los Estados miembros van a poder llevar a cabo con los fondos europeos.

La colaboración publico-privada es una de las bases que el Gobierno plantea a la CE

La magnitud del desafío de la pandemia del Covid-19 ha exigido una respuesta común y urgente a escala europea en política monetaria y fiscal, creando un marco de financiación para las respuestas nacionales, para proteger el mercado común.

A medio plazo se ha puesto en marcha un ambicioso Fondo de Recuperación y Resiliencia, dotado con 750.000 millones de euros, financiados mediante la emisión de deuda comunitaria, que junto a los 1,8 billones del Marco Financiero Plurianual 2021-2027 permitirá abordar un volumen sin precedentes de inversiones en los próximos años. Las primeras convocatorias para acceder a los fondos europeos no se esperan hasta, al menos, el segundo trimestre de este año.

Con la aprobación el pasado 13 de octubre del proyecto de Ley medidas de prevención y lucha contra el fraude fiscal, la limitación de pagos en efectivo entre empresarios se reducirá de los 2.500 euros actuales a los 1.000 euros.

El objetivo del Gobierno es «bajar a la mínima expresión» este tipo de transacciones, para poder tener la trazabilidad de todas

Las restricciones al pago en efectivo y el creciente desarrollo de los medios digitales, cada vez más utilizados, hace predecir un no muy lejano fin del dinero en efectivo.

Está globalmente aceptado que hablar de marketing es hablar de marcas, a pesar de que el marketing sea una disciplina que abarca muchas otras áreas y funciones.
Sin embargo, es cierto que los dos aspectos más visibles de las compañías son, por un lado, su comunicación y, por otro, su marca. De ahí la importancia que cobran las marcas y el significado que éstas transmiten tanto para las empresas, como para los consumidores.

La sostenibilidad en las empresas está definitivamente como prioridad en dichas organizaciones. El contexto político en la Unión Europea lo ha ratificado con el Pacto Verde europeo, la hoja de ruta para una economía competitiva con la protección del medio ambiente como emblema principal.

Aunque la protección de datos es un derecho fundamental y no ha sido suspendido, el RGPD ya reconoce que en situaciones excepcionales, como es esta pandemia, el tratamiento de los datos puede basarse tanto en el interés público, como en el interés vital del interesado u otra persona física. Debido a esto, han surgido innumerables cuestiones acerca de su tratamiento, como pueden ser la toma de temperatura en el trabajo o comercios o el reconocimiento facial para poder realizar exámenes “online”.

Digitalización, teletrabajo y ciberataques en tiempos de pandemia

La pandemia provocada por la COVID-19 ha impulsado la digitalización, el teletrabajo o las compras online. Esta evolución de la conectividad sugiere una pregunta clara, ¿cómo están afrontando este reto las empresas españolas desde el punto de vista de la ciberseguridad?

Casarse no es solo un acto simbólico de la unión de una pareja, sino que es un verdadero negocio jurídico inscribible en el Registro Civil. Al matrimonio se le reconocen una serie de obligaciones y derechos, como la capacidad de heredar del otro sin que medie testamento. A pesar de que la evolución social ha ido forzando la equiparación legal gradual entre casados y parejas de hecho (una de las recomendaciones del Pacto de Toledo es diluir las diferencias en materia de pensión de viudedad), siguen existiendo una serie de ventajas económicas y laborales asociadas exclusivamente a la unión legal que pueden ayudar a decidir a dar el paso.

Veamos cuales

Páginas